¡Papás, dejadme hablar!

Viernes, 24 Marzo 2017 11:27 Escrito por

El lenguaje es una gran herramienta para nuestros hijos/as, tener un lenguaje fluido le va a permitir relacionarse mejor con sus iguales, lo que hará que adquiera mayores habilidades sociales además, disminuirán sus rabietas al ser capaces de expresar lo que necesitan o lo que sienten en cada momento. Por lo general, los adultos nos precipitamos a cubrir sus necesidades con un simple gesto por su parte consiguen lo que quieren.

Como papás, debemos ayudarles desde bien pequeños a fomentar su lenguaje, aquí os dejamos unos prácticos consejos:

Pásale de la comida triturada a la sólida a edades tempranas (8 meses). Masticar tonifica los órganos fonoarticulatorios.

Retírale el chupete durante el día, úsalo sólo para dormir.

Respóndele verbalmente y con mucho afecto a los sonidos que produzca.

Hazle juegos de labios para que él lo imite y sonidos onomatopéyicos (sonidos de animales).

Muéstrale canciones sencillas y cortas acompañadas de gestos y palmadas.

Muéstrale fotos, cuentos, imágenes para aumentar su vocabulario.

No le des todo hecho, incentívalo a comunicarse, a pedir las cosas a través de palabras o frases. No olvides felicitarlo y mostrarte contenta cuando logre hacerlo.

No le corrijas cuando no pronuncia adecuadamente los fonemas (así no se dice, se dice así...), es suficiente con que te escuche a ti decir esa misma palabra de forma correcta.

Háblale con frecuencia y adáptate a su nivel. Responde a sus preguntas.

Conversa con tu hijo/a respetando los turnos.

Dedícale tiempo para estar juntos jugando, compartiendo actividades y tareas, haciendo que participe en sus necesidades (aseo, comida) así evitas que pase mucho tiempo en soledad y silencio.

 

Verónica Antelo

Directora (Gestión educativa) del Centro Bilingüe de

Educación Infantil Bambú

Hiperpaternidad

Viernes, 10 Marzo 2017 12:24 Escrito por

¡¡Ojo Papá!! Estamos creando una de las generaciones de niños y niñas más frágiles de la historia.

Siempre desde el cariño y con nuestras mejores intenciones de no equivocarnos, de no traumatizarlos al decirles “no”, del miedo a no darles todo lo que se merecen, a no conseguir que sean felices y a que no sufran estamos creando hijos con baja tolerancia a la frustración y con poca capacidad de soportar y superar las dificultades.

Nuestros hijos desde bien pequeños son capaces de muchas cosas, así que debemos:

- Confiar en las habilidades de nuestros hijos para que jueguen solos y estar cerca para cuando nos necesiten pero no estar detrás de ellos en cada paso que dan. El juego libre fomenta la creatividad, la empatía y la cooperación.

- Darles pequeñas responsabilidades en aspectos fundamentales de la vida cotidiana como recoger sus juguetes, llevar la ropa sucia al cesto, poner la mesa... ya que colaborar forma parte de su desarrollo, aumenta la autoestima, les hace sentirse mayores, útiles.

-Dejarles intentar hacer las cosas una y otra vez, no correr a socorrerlos cuando intentan lograr algo y no les sale a la primera, el esfuerzo es una de las armas para encarar la frustración.

- Dejarles que se aburran, que sean ellos desde bien pequeños  los que se organicen su tiempo libre. Hemos de atrevernos a que tengan tardes sin nada programado, ya que la sobreestimulación crea personas dependientes de emociones fuertes con todo lo que ello significa… entre otras cosas se está cargando la capacidad de sorprenderlos.

Para finalizar un consejo, hemos de relajarnos como padres, hemos de olvidarnos de los métodos que harán de ellos hijos perfectos,  hemos de divertirnos con nuestros hijos, hemos de saber  decirles “No” las veces que sean necesarias  y hemos de decirles que los queremos y mucho, pero que eso no significa que tienen una serie de derechos adquiridos.

 

Sara Romero

Directora (Proyecto educativo) del Centro Bilingüe de

Educación Infantil Bambú

¡Papás, dejadme gatear!

Viernes, 24 Febrero 2017 10:34 Escrito por

El movimiento desarrolla el cerebro y nuestros hijos e hijas han venido a este mundo con la necesidad de moverse, experimentar y superar pruebas motoras cada vez más difíciles: volteo, arrastre, gateo…

Por ello, una vez más nuestra labor de padres juega un papel fundamental para favorecer su motricidad y no limitar su movimiento.

Todas las etapas del desarrollo por las que va a pasar tu hijo/a son importantes pero en esta ocasión queremos destacar la ETAPA DEL GATEO.

Cada vez nos encontramos con más niños que no han gateado, porque los propios adultos se lo impedimos y les forzamos precozmente a andar cogidos de las manos. Además, el uso de “tacatac” hace que nos saltemos el patrón de gateo para iniciar la marcha demasiado pronto cuando todavía no tienen la musculatura preparada.

Por ello, debemos favorecer el ambiente para que los más pequeños de la casa tengan posibilidad de espacios libres de obstáculos y seguros donde gatear y desplazarse libremente, debemos propiciar juegos donde el gateo sea la base, debemos ofrecerle la libertad de movimiento que se merece sin tenerlo 'encerrado' en parques-cunas ni espacios limitados. 

¿Y todo esto, por qué? Porque le vamos a favorecer la lateralidad, enfoque visual, esquema corporal, desarrollo de ambos hemisferios cerebrales... e incluso le facilitará la lectura.

 

Verónica Antelo

Directora (Gestión educativa) del Centro Bilingüe de

Educación Infantil Bambú

Hablar del desarrollo emocional de los niños antes de los tres años es impensable porque como papás pensamos que es muy pronto y que “no se enteran”, sin embargo, está en nuestras manos la labor tan importante de ayudar a nuestros hijos/as a reconocer, identificar y gestionar sus emociones de manera adecuada.

Por ello, es indispensable que en edades tempranas les brindemos la oportunidad de abrazar, dar achuchones, besos, caricias con peluches, juguetes de apego, adultos, hermanos… y poco a poco según su lenguaje vaya madurando, hablar con ellos de emociones, por ejemplo, haciéndoles preguntas: ¿por qué lloras?, ¿por qué estás triste?, ¿cómo te sientes hoy?

Los cuentos y las historias inventadas de papá y mamá respecto a este tema nos ayudarán a hablar de emociones junto a nuestro peque, además de ayudarles a que ellos mismos aprendan a exteriorizar sus sentimientos y sepan ponerles nombre: tristeza, alegría, enfado…

Solo de este modo podemos trabajar desde bien pequeños la EMPATÍA, ese valor fundamental para vivir en sociedad y preocuparnos por los demás.

NO OLVIDES QUE en un mundo complejo como el que vivimos, las personas emocionalmente inteligentes suelen desenvolverse mejor en cualquier ámbito y sobre todo, SER MÁS FELICES.

 

Sara Romero

Directora (Proyecto educativo) del Centro Bilingüe de Educación Infantil Bambú

Cuando nuestro peque llega a casa y va creciendo nos damos cuenta que el hogar no está preparado para todas sus inquietudes: 100% energía y 100% curiosidad, que hacen que toquen todo y no paren un minuto quietos, pero esto no es para nada malo sino justo lo contrario. Tu peque está creciendo, madurando, con ganas de conocer el mundo que le rodea y creciendo feliz. 

Ahora llega el momento de pensar qué espacios de juego, de sueño… son los más apropiados para no limitar sus grandes virtudes y seguir potenciado sus habilidades y sus destrezas.

Parecerá algo básico pero la distribución de los espacios de juego y descanso son importantísimos para beneficiar a los más pequeños de la casa y así conseguir hijos/as seguros de sí mismos, autónomos y con capacidad de toma de decisiones. 

Por ello, os recomendamos un espejo, un rincón de cuentos y cojines, para fomentar la lectura y lenguaje, una zona artística donde la creatividad pueda fluir por sí sola: pizarra, papel continuo, pintura; zona de baúl de disfraces para dejar volar la imaginación; zona libre de obstáculos para favorecer el gateo, arrastre; y cómo no, una zona de descanso donde recargar energía. Todo ello, importantísimo siempre a su altura para favorecer la autonomía.

Así es cómo se piensa y se hace en los centros escolares, y os animamos a que en casa también les podáis brindar la oportunidad.

¿Conocíais estos beneficios basados en el método Montessori? ¿Lo elegiríais para vuestros hijos/as?

 

Verónica Antelo

Directora (Gestión educativa) del Centro Bilingüe de Educación Infantil Bambú

La habitación de los más pequeños de la casa es más que un simple cuarto para ellos: es su pequeño mundo dentro del hogar que comparten con su familia. Hay que tener en cuenta que es el sitio donde pasan la mayor parte de las horas, y, por tanto, donde van mejorando sus capacidades intelectuales y creativas, por lo que habrá que potenciar su desarrollo integral tanto a nivel físico como cognitivo a través de una buena decoración en la habitación.

Para ello, es indispensable que se trate de una habitación adaptada a ellos, ya que a menudo los padres no tienen en cuenta que se debe tratar de un espacio que busque satisfacer las necesidades del niño y no del adulto (tal y como señala el conocido Método de María Montessori).

Dependiendo de la edad, la habitación estará adaptada de un modo u otro, y teniendo en cuenta también los distintos gustos y personalidades de cada niño.

Aunque parezca una tarea complicada a simple vista, es mucho más sencillo de lo que parece, por ese motivo vamos a citar a continuación un listado de 6 consejos e ideas que ayudarán a crear la decoración infantil perfecta:

Objetos a su alcance. Se va a tratar de su lugar de ocio, donde pasarán la mayor parte de su tiempo. Por ello, es importante que tengan sus juguetes y demás objetos personales a su alcance, de manera que tengan total libertad e independencia para usarlos. En este aspecto, es también muy importante que el mobiliario que se use sea también el adecuado a su altura. Por ejemplo, el simple hecho de colocar un perchero a la altura del pequeño que le permita colgar sus chaquetas, hace que el niño se sienta mucho más cómodo en su habitación. En este sentido, queremos añadir que es importante que los muebles grandes y altos estén bien sujetos en las paredes para evitar futuros accidentes en caso de que nuestros pequeños quieran experimentar la sensación de ‘escalada’.

Colores. Princesas, dragones, magia, pinturas… En su pequeño mundo pueden ocurrir muchas cosas, ya que en los niños de entre 1 a 6 años aproximadamente, la creatividad está a flor de piel, y empiezan a poner a prueba sus habilidades motoras. Entre las diferentes ideas para el cuarto de los niños, los colores de las paredes son indispensables para crear una buena armonía. Los más intensos son perfectos para los más tranquilos, mientras que los más neutros ayudarán a los más activos a relajarse. Los naranjas suelen usarse para estimular la creatividad, mientras que el blanco da sensación de espacios más grandes por lo que son perfectos para las habitaciones más pequeñas. Otra buena idea para decorar las paredes es la utilización de vinilos, los cuales son muy fáciles de colocar y existen una gran variedad de diseños entre los cuales puede elegir el niño.

Decoraciones sencillas. No es necesario llenar las habitaciones de objetos inútiles que los niños no usarán, por ello, cuanto más sencilla y ordenada esté, mejor. Hay que aprovechar el espacio con un diseño limpio y sencillo.

Habitaciones ordenadas. Desde pequeños, es importante inculcar a los niños que deben ordenar sus objetos personales, tales como los juguetes, su ropa, libros… Se trata de una tarea que a todos les resulta aburrida, así que un buen consejo es hacer de ella que pasen un buen momento. Como sabemos que chasquear nuestros dedos para ordenar no funciona (tal y como hacen ver en el clásico infantil de Mary Poppins), una buena idea es guardar los objetos en cajas de almacenaje, las cuales son fáciles de colocar en una estantería y nos permiten jugar con los colores que el niño más le gusten. 

¿Cama con barandillas o sin barandillas? En este aspecto, pensamos que va más a gusto personal, puesto que, en muchas ocasiones, podemos observar cómo las camas de los más pequeños tienen una pequeña barandilla a su alrededor para evitar que se caigan, favoreciendo la seguridad de estos. Pero, hay gente que prefiere evitar su uso para dar una sensación de mayor libertad al pequeño, de modo que simplemente colocan el colchón a la altura del suelo para evitar caídas (tal y como aconseja hacer el Método Montessori). Sea como sea, la seguridad mientras duermen de los niños es muy importante, así que hay que decidir bien dónde colocar el colchón dependiendo también de si se trata un niño que se mueve mucho mientras duerme, o si se siente agobiado con las rejas, etc.

Espacios secretos. Finalmente, al tratarse de unos años en los que empiezan a aumentar su imaginación, a aprender a leer, a inventar… A muchos de ellos le gusta tener su particular rincón secreto donde guardar aquellos juguetes más queridos, sus libros preferidos, etc. Se trata de echarle imaginación, pero dicho espacio se puede crear tanto con una casa de plástico pequeña dentro de la propia habitación como enganchando una cortina en alguna zona de la pared que haga que el niño se pueda esconder…

 

En definitiva, la decoración infantil tiene que estar dirigida especialmente a los niños, creando un espacio en el que se sientan seguros, tranquilos y cómodos.

 

La propuesta presentada por el alumnado de Room 13 Ausiàs March organizado por el British Council en colaboración con la Embajada de Reino Unido en España ha resultado ganadora del 1er Premio Shakespeare Tree. Este premio supone la percepción de 1.000€ en material escolar y el reconocimiento al excelente trabajo realizado por los alumnos en un concurso en el que han participado centros educativos a nivel nacional.

El trabajo presentado consistía en la elaboración de un árbol cuyo tronco estaba repleto de citas famosas y de retratos de los personajes de William Shakespeare. Cada rama rememoraba una obra teatral que los alumnos de primaria de Room 13 y los de inglés de 6º Primaria han estado descubriendo: Otelo, El Sueño de una noche de verano, Hamlet, Romeo y Julieta, Noche de Reyes y Mucho ruido y pocas nueces. 

El jurado del British Council ha valorado especialmente “la creatividad y la implicación de los alumnos del Centro en todos los niveles, así como el conocimiento y la divulgación de la figura de Shakespeare interna y externamente”.

“Room 13 Ausiàs March” es un macro taller de arte en el que participan alumnos de Educación Primaria y E.S.O., de manera desinteresada durante el tiempo extraescolar de mediodía, y enmarcado dentro del Proyecto Internacional Room 13 (nacido en Escocia en 1994). Impartido por Dalia Mai De Vial (en inglés) y Alicia Bonet (en castellano), ofrece a nuestro alumnado un entorno o marco artístico, creativo e inspirador, muy motivador, que refuerza a su vez el aprendizaje plurilingüe en “un espacio diferente”.

 

 

En todo proceso educativo es necesario un grado razonable de obediencia. Si el niño no quiere seguir las órdenes que se dan, se crea una situación frustrante y a veces enloquecedora donde los padres se ven desbordados e incapaces de lograr que sus hijos les hagan caso.

Un niño desobediente o consentido es aquel que siempre impone su voluntad y suele caer en la costumbre de ignorar las órdenes porque sabe perfectamente que éstas se repetirán varias veces antes de que tenga que responder. Incluso ha aprendido el tiempo exacto que tardan sus padres en enfadarse lo suficiente como para obligarle a obedecer. También sabe cuando los padres desistirán y harán por sí mismos la tarea que le había sido ordenada.

La obediencia surge del afecto y el respeto mutuo por tanto en casa debe reinar el cariño y las buenas relaciones.

Poder lograr que la obediencia no sea un problema vendrá condicionada por la combinación acertada del afecto y la firmeza. Sin embargo la actuación de los padres deberá tener en cuenta la edad del niño. A veces la falta de respuesta se produce porque se les pide demasiadas cosas, demasiado rápido y no se expresa con la suficiente claridad.

 

Soluciones para que el niño obedezca

1 Ser claro y conciso.

Debemos asegurarnos que la orden que se da ha sido entendida, para ello utilizaremos palabras sencillas y comprensibles.

Si se dan más de una orden debemos asegurarnos que el niño las puede recordar, por el contrario daremos una orden y cuando la haya realizado daremos la siguiente.

2 Suele dar buenos resultados utilizar la orden como algo lúdico.

Por ejemplo si queremos que se vista solo podemos plantearlo como un juego: " a ver si eres capaz de vestirte antes que yo" o para que recoja sus juguetes podemos decir: ¿cuánto tiempo crees que tardarás en guardar los juguetes? preparados, listos ¡ya!, ¡genial, solo has tardado 4 minutos!

3 Captar la atención.

Debemos asegurarnos de que el niño ha entendido lo que se le ha dicho; conviene mirarle a los ojos y pedirle que repita la orden incluso concrete lo que significa. A veces conviene enumerar los pasos y componentes de la tarea y constatar que él los ha comprendido y los recuerda.

4 Supervisar.

Es conveniente asegurarse de que el niño cumple la orden correctamente de forma útil y positiva sin llegar a atosigarle.

5 Elogiar.

Se debe elogiar cada pequeño paso hacia la conducta deseada, procurando atrapar al niño en un buen comportamiento.

Debemos dar una respuesta positiva cada vez que el niño obedezca y asociar la tarea, si es posible, a alguna actividad que al niño le guste. Por ejemplo: "has guardado todos tus juguetes, lo has hecho muy bien, vamos a coger la bicicleta y daremos un paseo".

6 Aplicar consecuencias a la falta de respuesta.

Utilizar un tiempo de respuesta de 5 segundos. Si no obedece le volveremos a dar la orden de esta manera: " Marco debes recoger los juguetes ahora o te vas castigado y los recoges después". (El castigo puede ser el rincón de pensar).

Otra técnica es repetir la orden una segunda vez después de los 5 segundos y si no obedece se coge al niño de la mano y se pone en acción (para que haga la tarea).

Utilizar la sobrecorrección. A veces el niño no obedece porque no sabe cómo hacerlo, por tanto le haremos practicar con nuestra ayuda para que aprenda.

“Obedecer tiene su técnica y puede aprenderse” (Luciano Montero).

Departamento de psicopedagogía y orientación escolar

 

Colegio Internacional Ausiàs March: Urbanización Residencial Tancat de L' Alter, 46220 Picassent, Valencia - Tel. 961 23 05 66

La formulación de uno de los primeros problemas matemáticos que se plantea parte del alumnado de Enseñanza Secundaria Obligatoria de nuestro país se podría resumir en: “¿Cuantos años llevo perdido en esta asignatura? ¿Sé muchas o pocas Matemáticas?…”

Posiblemente, la dificultad de la Matemática reside en que es una de las actividades mentales más abstracta que existe, es decir, se trata de una ciencia lógica, formal y sistemática que parte de unos principios (axiomas) y que llega de un modo lógico-deductivo a todos sus resultados. Esto la convierte en una asignatura compleja pero lógica, en la que cada paso correcto que se da constituye un punto de apoyo firme y seguro para dar el siguiente.

Bien es sabido que, el éxito o el fracaso del proceso de enseñanza-aprendizaje no reside únicamente en la elección de los contenidos a impartir, sino en la forma, es decir el método por el que optamos al presentarlo y transmitirlo al alumnado. No existe un método único y válido para todo, en la combinación radica el éxito. Como dijo Heráclito: “todo cambia, nada permanece. No podemos bañarnos dos veces en el mismo río”…

Desde el centro educativo, el docente instruye y estimula al alumnado en el manejo de estrategias que permitan el desarrollo del pensamiento lógico y la capacidad de resolución de problemas. Esta enseñanza efectiva tiene en cuenta los siguientes aspectos:

Provocar un estímulo constante que permita al alumnado investigar la necesidad y utilidad de los contenidos matemáticos en la vida real: cálculo de probabilidad, porcentajes…

Ilustrar con fenómenos relacionados con el medio que lo rodea y referidos al área.

Estimular en el alumnado el uso de la creatividad y la agilidad mental (juegos de resolución de problemas individuales y colectivos, concursos de cálculo…), contribuyendo así a lograr un aprendizaje significativo para la vida.

Introducir métodos innovadores y participativos, donde los alumnos/as se involucren colectivamente en su propio aprendizaje y sean conscientes de sus avances: el acertijo semanal, pasapalabra numérico, bingo matemático, el juego de la oca…

Uso de las TIC: El uso de software matemático permite combinar los datos de forma numérica, simbólica y gráfica, tratando las matemáticas de manera global y haciéndola más atractiva.

Organización de Olimpiadas Matemáticas entre el alumnado incluso de diferentes cursos como agente estimulador y motivante.

Creación por parte del alumnado de problemas matemáticos, acertijos, juegos numéricos… en los talleres matemático-didácticos.

Uso de programas informáticos tipo Derive, Calculadoras Wiris…

Otras actividades lúdico-formativas a través de blogs, Jclick, Actividades en Flash, Búsqueda del tesoro…

 

Colegio Internacional Ausiàs March: Urbanización Residencial Tancat de L' Alter, 46220 Picassent, Valencia - Tel. 961 23 05 66

 

Defender la formación integral de las personas pasa por una concepción de la educación basada en el diálogo y la convivencia pacífica, y en la construcción e innovación de actitudes, valores y normas.

Enseñar y aprender a vivir y convivir raramente se integran de forma explícita en el currículum, sin embargo nuestro Centro considera fundamental trabajar en un contexto acogedor que posibilite el crecimiento personal integral.

La convivencia entre las personas se deteriora si no se cultivan activamente las relaciones intra e interpersonales. Nuestros alumnos pasan por una edad crítica para la formación de la identidad y de los marcos de pertenencia y en muchas ocasiones, la naturalidad con la que aparecen los conflictos en nuestras vidas no se corresponde con la anormalidad con la que los vivimos. El conflicto es consustancial a la vida social y no hay que evitarlo sino sacarle partido, constituyéndose como necesario para el progreso personal y social, ya que pone de relieve aquellos aspectos de nuestro entono y de nosotros mismos que podemos mejorar y superar. Entendidos como motor de cambio, los conflictos generan aprendizaje y crean y fortalecen los vínculos interrelacionales.

La mediación incorpora a nuestra cultura elementos dialógicos y éticos que permiten la colaboración entre las personas implicadas en un conflicto, antes que el enfrentamiento entre adversarios sin crear enemigos, ni vencedores ni vencidos. En cuanto dos personas o un grupo de personas que experimentan una situación de conflicto deciden sentarse a hablar en presencia de una tercera, se crea un escenario único y genuino. La mediación integra elementos creativos y herramientas para hacerlos aflorar. Los mediadores acompañan a los verdaderos protagonistas del conflicto en la exploración de la situación, sin emitir juicios sobre la misma, contribuyendo a que se den cuenta de aquello que necesitan y planteen sus propias vías de salida. El proceso de mediación debe ponerse en marcha de forma voluntaria, ya que uno de sus puntos fuertes es que los acuerdos tomados  en común se traducen en grados de cumplimiento superiores a los que resultan de decisiones impuestas por una autoridad externa.

Ponerse de acuerdo con quien ha existido desavenencia resulta satisfactorio y pone en evidencia el interés por mejorar la comunicación y las relaciones.

En Colegio Internacional Ausiàs March venimos implementando desde el año 2011 un Programa de Mediación Escolar y Resolución de Conflictos, que no responde a la necesidad de combatir un alto grado de conflictividad en las aulas, sino que se trata de una propuesta de formación y acción que permite concebir el conflicto y al otro de forma constructiva. Una forma de conceder a los miembros de la Comunidad educativa la oportunidad de ejercitar su responsabilidad social.

Dicho programa se desarrolla en varias fases: La primera y recién finalizada fase ha sido la formativa, a través de la cual los alumnos de 1º a 4º de ESO que han querido formarse en relaciones interpersonales, conflicto y mediación han recibido dos sesiones semanales girando los contenidos fundamentales del programa formativo en torno al conocimiento de uno mismo, al análisis de las relaciones personales, al conocimiento del conflicto y las actitudes que desarrollamos frente a él, así como contenidos referidos directamente al proceso mediador. En la actualidad, dicho alumnado ejerce como mediador del Servicio de Mediación que se constituyó el pasado curso 13-14, participando activamente en todos los procesos de similar naturaleza surgidos en el Centro, siempre con el objetivo de aprovechar la oportunidad que nos brinda el conflicto para crecer, para cultivar la paz, para educar para la vida y favorecer el tránsito a la sociedad de forma autónoma, responsable e innovadora.

 

Conxa Mestre Marcotegui - Profesora del C.I. Ausias March y responsable del proyecto

Colegio Internacional Ausiàs March: Urbanización Residencial Tancat de L'Alter, 46220 Picassent, Valencia - Tel. 961 23 05 66