¿Para qué sirve un padre?

Divendres, 27 Gener 2017 10:57 Escrit per  Rafael Escrig Publicat en Rafael Escrig Vist 279 vegades

¿Para qué sirve un padre? La pregunta puede parecer absurda pero no lo es tanto. Hasta ahora un padre ha significado algo así como la figura principal de la familia, el pilar donde se asentaba, el guía, el modelo y el ejemplo. Pero en lo práctico, el padre era simplemente el que traía el dinero a casa, el bruto que con su esfuerzo ganaba el sustento de la familia. No obstante, hoy en día, se demuestra que ese papel de padre puede ser desarrollado perfectamente por la madre. La madre también puede ser la que con su esfuerzo trae el dinero a casa (y de hecho lo es).

Por otra parte, la madre puede ser mucho mejor ejemplo para los hijos (y de hecho lo es). Entonces, vuelvo a hacerme la pregunta ¿para qué sirve un padre? Si nos adentramos en el terreno de la biología veremos que la inseminación artificial hace totalmente prescindible al padre como tal. Pensemos en las madres solteras o en las parejas lésbicas, pero sobre todo, pensemos en los niños huérfanos, aquellos que no han conocido a su padre ¿han sido más desgraciados por no haber disfrutado de la mítica figura del pater familias? En el fondo, todos sabemos que no hacemos puñetera la falta, y sobre todo a cierta edad. Entonces, vuelvo a preguntarme, ¿para qué sirve un padre? Estamos de acuerdo en que padres los hay de todas las tallas, modelos y colores. Podemos encontrar desde el padre más abyecto, canalla y descastado con sus hijos, hasta el más perfecto educador y padre amante, pero quedémonos en el punto medio, digamos en el padre “normal”. Pues el padre “normal” sería el que trae el dinero a casa, si es que trabaja, el mismo que da un par de gritos para demostrar quién es el más fuerte y si se pone sentimental enseñará a su hijo a ir en bici, porque cree que esa es su labor en esta vida, lo llevará alguna vez al circo o lo subirá a caballito un par de veces. De acuerdo, ¿pero no hemos quedado que todo eso también lo puede hacer (y de hecho lo hace) una madre? entonces, ¿para qué sirve un padre? 

Llegados a este punto, me encuentro en pleno autoanálisis y, de verdad, me está costando muchísimo enfrentarme a la pregunta. Reconozco, con cierta desazón, que el asunto se me está volviendo en contra. Soy padre y quisiera tener clara una respuesta, algún argumento satisfactorio, algo en qué apoyarme, pero no lo encuentro. Así que voy a ser fuerte y decir lo que en realidad pienso de todo esto: Ser padre solo sirve para inocular al hijo el Complejo de Edipo, crear tensiones en la familia, discutir con los hijos cuando son pequeños, discutir con los hijos cuando son mayores y, en el mejor de los casos, ser recordado y añorado cuando ya se ha muerto. 

 

Rafael Escrig

 

Deixa un comentari

Assegura't d'omplir la informació requerida marcada amb (*) . No està permés el codi HTML. La teua adreça de correu NO serà publicada.